LOGO WEB-06

Diferencia entre LLC y Corporación

Haber trabajado más de 20 años formando empresas para extranjeros en toda Latinoamérica, nos da una gran experiencia para poder explicarles fácilmente cuál es la diferencia entre una LLC y una Corporación.

Cuando hablamos de Corporación, siempre que hablamos de extranjeros, estaremos hablando de una Corporación tipo C. No hay posibilidad de que una persona que no sea residente fiscal de los Estados Unidos integre una Corporación tipo S.

Otras empresas confunden la Corporación tipo C con Corporación tipo S, y cuando uno está haciendo negocios con extranjeros que no son residentes fiscales en Estados Unidos, no se puede hablar de Corporación tipo S.

En este artículo trabajaremos con la diferencia entre la Corporación tipo C y una LLC, ya que en esta ocasión nos dedicaremos a residentes no fiscales de Estados Unidos.

Una persona en Estados Unidos puede no tener una residencia como estatus migratorio, pero sí puede ser residente fiscal. Hay ciertos parámetros que establecen cuando una persona es residente fiscal, por ejemplo, haber pasado durante el primer año más de 183 días en el país, pero esto no tiene mucha relevancia en este momento.

Lo que sí es importante, es que no tiene que ver con ser residente como estatus migratorio, tiene que ver con ser residente fiscal.

Más abajo dejaremos la explicación de IRS, de cuando uno se convierte en residente fiscal.

Todas aquellas personas que van a hacer su empresa en Estados Unidos y que no pasarán más de 6 meses en Estados Unidos, no son residentes fiscales, harán una Corporación tipo C.

Por ello, en este artículo estaremos nombrando las mayores diferencias entre Corporación tipo C y LLC.

Estructuralmente una LLC tiene miembros y gerentes (members and managers). Una corporación, en cambio, tiene una estructura de una sociedad robusta, formada por accionistas, directores que responden a esos accionistas, y autoridades (presidente, vicepresidente, tesorero). También, una sola persona podría ser accionista, director y presidente al mismo tiempo.

Entonces: por un lado, tenemos la Corporación, una empresa robusta con socios que pueden ser simplemente inversionistas, que no son parte de la sociedad. Esos socios pueden nombrar directores, que responderán a los socios y luego tendremos a las autoridades que son quienes dirigen la empresa.

Una LLC puede tener miembros y gerentes, miembros que no son gerentes, que no administran, y gerentes que no son miembros.

Si una persona necesita en algún momento recibir inversiones, manejarse con acciones para vender o transferir, sería mejor tener una corporación. En cambio, si uno hará una empresa con uno o dos socios, o una persona sola (aunque en una Corporación C también pueden ser pocas personas) será mejor una LLC, ya que es más simple.
Incluso se podría empezar con una LLC y en el futuro transformarla en una corporación.

Motivo por el cual si uno no está muy seguro estructuralmente, es conveniente empezar con una LLC.

Las más grandes diferencias entre una Corporación tipo C y una LLC se encuentran en lo que respecta a lo impositivo. Es un punto a tener en cuenta al crear la empresa.

Primero tenemos que saber que hay actividades que estarán sujetas al régimen fiscal de Estados Unidos, y hay otras actividades que no lo estarán.

Una LLC funciona como una entidad de transferencia, ¿qué significa esto? Que las ganancias o pérdidas que tendrá esta LLC serán transferidas a él o los dueños de la empresa. La LLC en sí misma, no tendrá declaración de ganancia, sino que la tendrán los dueños.

Si la actividad de la empresa no está sujeta al régimen fiscal de Estados Unidos, lo que se debería hacer es declarar ese ingreso en el país de residencia fiscal de uno, si el país lo exige. Hay países que consideran ese ingreso como una renta mundial, y hay países que consideran que los ingresos de renta mundial están exentos. En ese caso dependerá del país de residencia de cada uno. Estados Unidos no les pedirá que ustedes declaren ni paguen esos impuestos en Estados Unidos ni en sus países, la responsabilidad quedará del lado del contribuyente.

Ahora, si tenemos una actividad que sí está sujeta al régimen fiscal y si debe pagar impuestos en Estados Unidos, el país tiene una tabla que indica los montos de esas taxaciones individuales.

¿Qué pasa si por el monto que gane, la alícuota que me corresponde pagar en Estados Unidos es del %10 pero en mi país me piden un %30?

En ese caso, se deberá pagar ese %10 en Estados Unidos y tendría que declarar y pagar esa diferencia en mi país para estar completamente en regla si el país lo determina de esa manera.

Si el caso es al revés, (hablando de una empresa que debe pagar impuestos en Estados Unidos) con el pago del impuesto a las ganancias que tengan en el país, no será necesario que vuelvan a pagar en su país de residencia evitando la doble tributación.

Así funcionan impositivamente las LLC.

En el caso de las Corporaciones tipo C, es más simple.

Como entidad americana, nos desprendemos en una primera etapa de la obligación frente nuestro país de residencia, ya que la que ganara el dinero es una empresa americana, por lo cual a nivel empresa, no importa donde uno es residente fiscal.

Actualmente, el porcentaje de impuestos a las ganancias en Estados Unidos es del 21%. Es decir que, si usted gana 1.000.000 de dólares, deberá pagar un 21% de impuestos, es decir 210.000 dólares.

Ahora, ¿qué hará con el valor restante?

Si usted lo retira de la empresa, se convertirán en dividendos. Si su país de residencia no tiene un tratado con Estados Unidos acerca del tratamiento de dividendos, se le retendrá un 30%. Si su país tiene un tratado, se le retendrá lo que diga en dicho tratado.

En el caso de la Corporación tipo C, no importa la actividad que vaya a realizar, porque es una entidad americana la que gana el dinero no importa donde se produzca, por lo que regirá ese 21% siempre (a menos que luego este porcentaje cambie).

Para pequeños negocios, emprendedores, personas que venden capacitaciones o cursos, recomendamos que creen una LLC; y para las personas que ya están más establecidas, y que su intención es salirse de la presión fiscal de su país, que en muchos casos puede ser superior a la de Estados Unidos, una corporación.

Una vez que uno tiene una corporación, si a las ganancias de ese negocio decide invertirlas, siempre en cabeza de la misma sociedad, no tendrá que pagar más impuestos.

Es decir que si crea una corporación y gana 1.000.000 de dólares, se pagan 210.000 dólares de impuesto a las ganancias con la tasa actual del 21% y el monto restante lo invierte en propiedades, no deberá tributar impuestos a las ganancias por comprar esas propiedades, sino que luego la sociedad recibirá rentas de ellas, que sí estarán sujetas a ganancias.

Si una persona no está muy segura, debería empezar con una LLC. Luego de producir y ganar dinero, en algún momento la podrá convertir en corporación.

Esto es lo más importante a tener en cuenta a la hora de elegir entre una Corporación tipo C y una LLC.